· 

Alisado Brasileño en "Aquarela"

El pasado miércoles, me pasé por Aquarela Peluqueros, una peluquería en Madrid, especializada en alisado brasileño, junto con muchos otros más tratamientos, encargados de la recuperación del cabello, sin tener que cortar.

Así aparecí yo, con mi pelo peinado con plancha, ocultando tras unos aparentes bonitos rizos, daños y daños acumulados tras tantos años de planchas, secadores, tintes y alisados brasileños caseros, que tan perjudiciales son para nuestro cabello.

Valeria, la dueña de la peluquería, me saludo con mucho cariño. Me acompañó hacia la zona de lavabos y allí tomé asiento. Una de las peluqueras lavó mi cabello con mucho mimo acompañado de un relajante masaje. Tras un día ajetreado de coles y adaptaciones, poco me faltó para quedarme dormida.

Luego me secaron el pelo con toalla, para quitar el exceso de agua y me llevaron hacia la zona de secadores.

Es una peluquería chiquitita, pero muy acogedora y con una decoración que me encantó.

La misma peluquera que lavo mi pelo, se encargó de peinarlo con sumo cuidado y luego lo secó con secador. Y este es el aspecto real de mi cabello. Preparadas?

Valeria analizó mi cabello, y sabiendo que mi gusto es llevarlo liso, optó por hacerme el alisado brasileño, pero me avisó que mi pelo estaba muy castigado, "sin vida" llegado a este punto, pensaba que la única solución sería cortar... pero en esta peluquería el cortar no es una opción, son capaces de recuperar cualquier tipo de cabello, y eso me alegró muchísimo, ya que ahora que por fin tengo el pelo largo, no entraba en mis planes cortarlo.

Para las que no lo conozcáis, se trata de un tratamiento a base de queratina, proteínas de seda, aminoácidos y minerales. Estos componentes dejan el cabello liso y reestructurado, evitando el encrespamiento y lo más importante, sin modificar la estructura natural de tu cabello. De este modo, puedes lucir tu rizo natural siempre que te apetezca, tan fácil como dejándolo secar al aire. Y si quieres lucir tu tratamiento y un pelo liso natural, únicamente necesitarás un secador, y el mismo calor de este, se encargará de activar la queratina y tu pelo lucirá precioso. Además es un tratamiento totalmente compatible con mechas, tintes, moldeadores...

Otra peluquera tomó el relevo y se encargó de aplicarme el tratamiento mechón por mechón, en mi caso y aprovechando que la raíz la tengo lisa, me lo aplicaron sin incidir en esta parte de mi pelo. La peluquera, muy amable, me ofreció un café, un refresco e incluso tenían algún tentenpié a disposición del cliente, piensan en todos los detalles.

Así estaba mi pelo, una vez terminaron de aplicar el tratamiento, y con el que tuve que estar diez minutos.

Algo que me llamó mucho la atención de este tratamiento, fue su olor. Tiene un olor muy bueno! El alisado brasileño casero que yo estaba acostumbrada hacerme huele fatal. Ya me avisó Valeria que el alisado que yo misma me hacía no es en realidad un alisado brasileño, que ese tratamiento en vez de sanear el pelo lo estropea más, y viendo el estado de mi pobre pelo, no le falta razón.

Tras los diez minutos, me alisaron el pelo con secador, mechón por mechón y haciendo bastantes pasadas para que el tratamiento penetrara bien en el cabello (Debo decir que este paso duró muchísimo por toda la cantidad de pelo que tengo!)

Y otra diferencia que noté, fue lo fácil que se peinaba mi pelo, con el otro tratamiento se hacía imposible el peinado, por lo tanto el brussing era un trabajo muy difícil.

En este paso sale mucho humo del cabello, pero en ningún momento es del propio cabello si no el tratamiento evaporándose.

Tras varias horas de secador, este fue el resultado.

Pero aún el tratamiento no había llegado a su fin. Ahora había que pasar de nuevo la plancha mechón, por mechón por todo el cabello.

Fue otra peluquera la que llevo este paso a cabo. Me dijeron que al tener el pelo tan frágil y quebradizo, no darían tantas pasadas de plancha como eran necesarias, para no dañar más mi cabello.

Y ahora si, el tratamiento estaba acabado. La peluquera añadió un poco de aceite de argán en mis puntas y este es el resultado final.

Cuando lo vi, me costó creer que ese pelo tan bonito, liso y brillante fuera el mismo que hacía varias horas. Estaba increíblemente bonito.

Me dijeron que no podría lavarme el cabello en 72 horas, y que debía hacerlo con productos que no contuvieran sulfatos, algo fácil para mi, pues suelo usar champús sin este ingrediente. Mi pelo lucía y olía de maravilla, no pude salir más encantada. Aunque antes de irme Valeria me avisó, que al tener el pelo tan dañado, posiblemente en algunas partes escupiera el tratamiento y me ofreció volver para hacer un repaso y poder recuperar mi pelo poco a poco.

He notado que mi cabello está mucho menos chicloso y más resistente, algo que me hace feliz, ya que le tenía muy machacado.

El domingo ya pasaron las 72 horas y me lavé el pelo. Sólo tuve que usar secador y mis dedos para conseguir este resultado.

Tal y cómo me dijo Valeria el resultado no sería perfecto, pero para mí desde luego que lo fue. Poder lucir melena, sólo necesitando un poco de calor de secador, es más que suficiente para hacerme feliz.

Dos datos que se me olvidaban:

_ Salí de la peluquería con el pelo con aspecto limpio y brillante, para nada con aspecto sucio o grasiento.

_ Llegué al tercer día con el pelo tal y como lo hubiese tenido sin tratamiento, ya que tengo la raíz muy grasa y me lavo el cabello cada dos días, por lo que al tercero llegué un poco justa.

Resultado y opinión final, un diez! El trato, el tratamiento... TODO!

Si tenéis el pelo dañado y no queréis pasar por cortarlo y tenéis la opción de ir a Madrid, no os lo penséis y pedir información y cita aquí

 

Más tratamientos que quizás te interesen:

- Recuperar el cabello dañado

- Tratamiento de Keratina

- Alisado Brasileño

- Plástica Capilar

- Cauterización Capilar

 

Que os ha parecido el cambio? Impresionante, verdad? Hasta el próximo post!!

Encuentra mis reseñas


Suscríbete a la newsletter y no te pierdas nada!

* campo requerido