· 

“Operación Bikini” y no morir en el intento

Medio año de excesos, tapando nuestros “defectillos” entre capas y capas de ropa... pero... Oh, oh... se acerca el buen tiempo, hay que quitarse ropa y enseñar muslo... necesitas, una operación bikini. 

Tranquila... estás aún a tiempo... sólo necesitas hacerte una pregunta y creerte la respuesta: 
 
“¿Estas preparada?” 
Preparada a cambiar algunos hábitos, preparada a decir que no a esas tortitas con chocolate, a las pizzas de los viernes, a los huevos fritos con patatas... estás preparada? SI! te dice tu lado incosciente. NO! te dice tu sentido común. 
¿Sabes que puedes hacer operación bikini sin renunciar a todo eso? ¡Simplemente cambia la manera de cocinarlo! No tienes que hacer dieta ni privarte de nada, sólo hacerlo de manera saludable. 
“¿Donde vas?” “A apuntarme al gym por supuesto” 
Déjate de gimnasios, de gastar dinero en cosas de las que te vas a cansar y con las que sabes que no serás constante. Sal a caminar, con treinta minutos es más que suficiente. Sube las escaleras de tu casa... cuando se te quede corta la calle, entonces será el momento de apuntarte jejeje.
¡Primero! Conciénciate  de que de verdad quieres llegar mucho más sana, saludable y por lo tanto con mejor aspecto al verano. Date unos días para asimilarlo. 
 
“¿Qué haces ahora?” “Tirar todo lo insano de la nevera” 
Eso esta bien... pero mal! No puedes cambiar toda una vida de excesos en un par de horas.
 
Bebe agua, mucho agua. Bebe un vaso al levantarte, otro antes de desayunar, otro al terminar de desayunar, antes de comer, después de comer... así beberás todo el agua que necesita tu cuerpo. A través de la orina es por donde desechamos la mayoria de las toxinas, por lo tanto cuanto más bebes más hidratada estarás, tu organismo funcionará mejor e irás más veces a hacer pipí. 
Si estos primeros consejos te saben a poco, añade medio zumo de limón a tu vaso de por las mañanas y al vaso de antes de irte a la cama. El limón también te ayuda a quemar y deshacerte de la grasa. 
- Ve haciendo pequeños cambios, sustituye tu leche habitual por leche desnatada, si es sin lactosa, mejor (y si además consigues hacerlo a la de soja o de avena... mucho mejor)
Sustituye el azúcar por estevia, edulcorantes...
Cada pequeño cambio, por muy insignificante que parezca hace mucho y te ayuda a conseguir tu objetivo. 
 
Deja los resfrescos, las chuches, las grasas... pero poco a poco! Si eres capaz de cambiar una única lata, por un snack saludable, habrás conseguido mucho, habrás sido capaz de cambiar el chip y eso se merece una gran alegría por tu parte. 
- No dejes de comer, ese es un gran error, tu cuerpo no quemará grasa, se descontrolará, y puede que veas resultados... ¿Pero cuanto vas a aguantar pasando hambre?
No debes pasar hambre, si tienes hambre ¡Come! Elige un puñado de almendras, de nueces, una manzana, incluso fruta deshidratada. En el mercado ahora hay una gran variedad de snacks sanos y bajos en grasas. 
Añade canela a todo lo que se te ocurra, la canela también ayuda muchísimo!
Toma tés, ya sea verde, rojo... tal vez al principio no te guste mucho el sabor, pero pronto les cogerás el gusto. Siempre puedes neutralizar un poco el sabor añadiendo un chorrito de leche. 
Para ayudar a tu celulitis puedes optar por alguna crema, te ayudará a dejar la piel más tersa, suave y se notará menos la piel de naranja (Más adelante os hablaré de la que estoy usando ahora de Collistar llevo sólo una semana usándola y ya noto mi celulitis más disimulada, me está gustando muchísimo)
- Actívate! Sal a caminar, a correr, a montar en bici... o simplemente busca una tabla en Youtube que te ayude y motive a moverte. 
En mi casa los sábados es tradición comer huevos fritos con patatas. Mira qué es lo que como yo!
No tardas ni cinco minutos en prepararlo:
 
En un plato hondo pon una patata con piel y lavada. Tapa con film y haz un agujero en este. Metelo al microondas a unos 500w durante 5 minutos. 
Mientras se hace nuestra patata, pon una sartén anti adherente a fuego medio alto con una gota de aceite de oliva virgen extra, extendido con papel de cocina. 
Pon una rebanada de pan de molde integral, al que le habremos cortado el centro con un cortador redondo. Cuando esté tostado por una cara, dale la vuelta y casca un huevo en el centro. Tapa la sarten con una tapa y espera a que la clara del huevo se cuaje por completo. Cuando lo haga, saca la rebanada junto al huevo, emplata y tuesta el centro del pan de molde por ambos lados. 

Saca la patata del microondas, pártela por la mitad y espéciala, yo le añado una pizca de sal, ajo en polvo, cebolla en polvo, orégano, perejil, cayena,
pimienta, un chorrito de aceite y listo para comer! 

Una forma sana y saludable de comer huevos con patatas. 

Vamos a por la operación Bikini, pero disfrutando en el camino. ¿Queréis más recetas de este estilo? ¿Más consejitos?

Hasta el próximo post!!

* Esta es mi forma de hacer la famosa operación bikini, no es la única, ni la mejor, simplemente mi forma. Recuerda que lo que a mi me funciona, puede que a ti no te sirva. Pero no te desanimes, sigue buscando. 

Encuentra mis reseñas


Suscríbete a la newsletter y no te pierdas nada!

* campo requerido