· 

Oxímetro, algo que no debería faltar en nuestras casas

Os quiero contar una experiencia...

Hace casi dos años, viví los peores días de mi vida. 
Eran Navidades, y mi hija había cogido una gripe, aunque tenía fiebre y mocos, la peque estaba contenta, activa, sonriendo y bailando. El día de Nochebuena, la peque llevaba unos cuatro días con el constipado, y yo pensaba que ya no le quedarían muchos días de gripe. Esa noche se lo pasó genial! Lo peor vino el día después. El día de Navidad, ya se despertó más seria, menos activa. Pero pensé que sería cansancio añadido a la gripe. Se pasó prácticamente durmiendo todo el día, tirada en el sofá, no sonreía, no bailaba, no hablaba y para colmo había comenzado a tener una tos muy fea. Enlazaba una siesta con otra, y entonces decidimos llevarla a urgencias. 
Nada más llegar, la midieron la saturación en sangre y ahí empezó mi pesadilla. 
La pusieron enseguida oxígeno para ver como reaccionaba, y así nos tuvieron más de dos horas. Le dieron medicación, y la diagnosticaron bronquiolitis. La peque reaccionó bien a los medicamentos y al oxígeno, y antes de que nos dieran el alta le hicieron una radiografía para descartar una posible neumonía (gracias al cielo eso no pasó) Antes de irnos, la doctora nos dijo que la habíamos llevado muy tarde, que un poco más, y la peque habría tenido peores consecuencias. Aunque me consoló diciendome que es difícl reconocer los síntomas en niños tan pequeños, yo me sentí la peor madre del mundo.  Los dos días después fueron los peores de mi vida, la peque respiraba mal, mascarillas cada tres horas, medicamentos, y una niña triste, llorosa y dormida todo el día. Moría cada vez que la veía y me culpaba una y otra vez. Pasados esos dos días, la peque empezó a recuperarse y a sonreir. Se recuperó estupendamente y volvió a ser la de siempre. Pero yo, yo me sentía mal, dejé las redes sociales... jamás le había contado a nadie como me sentí. 

Y aquí entra en la historia el aparatito de la foto. El oxímetro. Se trata de un aparato que mide la saturación de oxígeno en sangre y las pulsaciones en cuestión de segundos y desde la comodidad de tu casa. 

La semana pasada mi peque volvió a coger una gripe, tenía fiebre, y junto al termómetro para medirle la fiebre, le medía también el oxígeno. El aparatito es muy fácil de usar, basta con colocarlo en el dedito y al momento aparecen los datos. 

Su saturación era normal, pero yo seguía midiéndole el oxígeno de forma regular. Al fin y al cabo una bronquiolitis no es otra cosa que una gripe que se complica. Una de las noches, la saturación bajó, asi que en seguida le dí la medicina que el medico me tiene recetada para estos casos, y pedí cita para llevarla al médico al día siguiente. 
Su doctor la oscultó y me dijo que tenía el pecho bien, que era un simple constipado, pero cuando la oyó la tos y le dije que le había dado la noche anterior la medicina, me dijo que había hecho estupendamente bien, y que posiblemente le había parado una posible bronquiolitis. En ese momento, no puedo explicaros bien como me sentí... pero noté, que el peso de los hombros que había llevado durante dos años, desaparecia y entonces sonreí y me alegré de haber sabido actuar para con mi hija en esta ocasión. 

En la época que empieza ahora, es muy común los resfriados, las gripes... y creo que este aparatito puede ser muy útil en nuestras casas. 
Con esto no pretendo que os obsesioneis, pero es un aparatito bastante baratito y os puede librar de algún que otro dolor de cabeza. 
Yo lo compré hace mucho tiempo por Ebay... pero se que lo hay en Amazon, en Aliexpress, y supongo que en farmacias, pero este dato lo desconozco. 

Conocíais este aparato? Lo usais? Hasta el próximo post!!

Encuentra mis reseñas


Suscríbete a la newsletter y no te pierdas nada!

* campo requerido