· 

Pan casero "integral"

pan casero "iNTEGRAL"

SOLO TE TOMARÁ UNOS POCOS MINUTOS, CON MUY POCOS INGREDIENTES Y MUY FÁCIL.

INGREDIENTES:

280 gr. de Harina común

120 gr. de Harina integral (esto es opcional, puedes usar harina común si lo prefieres)

1 sobre de levadura seca (o 10 gramos)

250 ml de agua tibia

10 gr. de sal

5 gr. de aceite de oliva (si es virgen extra mucho mejor)

DISFRUTA DE TU PROPIO PAN CASERO "INTEGRAL". ¡MANOS A LA OBRA!

Lo primero que haremos será activar nuestra levadura, si no hacemos este paso la miga no quedará esponjosa y el acabado será de "mazacote".

 

Para ello pondremos 100 gr de agua tibia en un vaso, añadiremos la levadura seca, mezclaremos y añadiremos 15gr de harina común, mezcla bien y deja reposar un mínimo de 10 minutos. Verás como dobla su volumen y le salen burbujitas.

 

En un bol ponemos el resto de harina común (265 gr.) nuestra harina integral y la sal. Es importante mezclar bien estos ingredientes antes de añadir la levadura, por que la sal la desactivaría y arruinaría nuestra receta.

 

Añadimos ahora la levadura activada al bol con las harinas y la sal y añadimos también el resto del agua tibia (150 ml) y el aceite.

Mezclamos todo muy bien hasta que estén integrados todos los ingredientes. Ponemos un poco de harina en la mesa de trabajo y amasamos durante unos diez minutos, hasta que la masa sea ligera. Este proceso no se te tiene que hacer nada difícil, ya que es una masa manejable y que no debe pegarse a los dedos (si eso te sucede, por que cada harina es un mundo) puedes añadir más harina hasta que deje de pegarse, o más agua si por el contrario es una masa demasiado gomosa. Tiene que ser una masa ligeramente húmeda, pero nada pegajosa. 

 

Pasado el tiempo de amasado, hacemos una bolita con nuestra masa.

Pintamos con aceite un bol de cristal y su tapa (o cualquier otro que pueda usarse en el horno) metemos la masa, le hacemos unos cortes, espolvoreamos un poco de harina por encima y dejamos reposar con el bol cerrado y cerquita del radiador por unos diez minutos.

 

Pasado este tiempo, tu pan habrá levado y casi doblado su volumen. Sin abrir el bol, lo metemos en el horno FRÍO a media altura, encendemos el horno y horneamos 30 minutos a 200 grados (sin ventilador).

Pasado este tiempo, quitamos la tapa a nuestro bol (CUIDADO QUE EL VAPOR QUEMA) y dejamos hornear otros 10 minutos más (si te gusta con la corteza tostadita, es hora de poner el ventilador de nuestro horno, si te gusta más blanquito, sáltate este paso)

 

¡LISTO! ¿Has visto cómo huele la casa? ¡Increíble! deja reposar unos minutos en una rejilla y disfruta de tu propio pan casero "integral" crujiente por fuera y súper esponjoso por dentro, sin apenas esfuerzo y sin tener que esperar eternos tiempos de reposo. Prueba a hacerlo y me cuentas. Y no se te olvide etiquetarme en tus redes sociales si subes alguna foto @silviadelportillo

Si en tu supermercado habitual no encuentras levadura de panadería (por que es el nuevo papel higiénico jajajaja) puedes comprarlo online. Te dejo el enlace de la tienda, "Crea tu sabor" en donde yo lo compro aquí.

Recuerda que puedes hacerte con mi libro "Más allá de la piel" a través de AMAZON

Encuentra mis reseñas


Suscríbete a la newsletter y no te pierdas nada!

* campo requerido